Masaje Metamorfico

El Masaje Metamórfico, desarrollado por el naturópata y reflexólogo Robert St. John en los años sesenta, está indicado para tratamientos sobre depresión, enfermos terminales, estrés, hiperactividad, patologías físicas que se resisten a otras terapias, patologías mentales y síndrome de Down. Se impartiran las sesiones que se consideren necesarias, idealmente de 15 a 30 minutos en pies, 5 a 10 minutos en las manos y 5 en la cabeza, aunque depende de los casos.

La aplicación de la Técnica Metamórfica o Masaje Metamórfico está indicada para todas las edades, incluidos niños y bebés, durante el embarazo, en casos de estrés, depresión, ansiedad, etc., y en enfermos terminales, ya que ayudaremos a la aceptación del tránsito que están a punto de emprender (el nacimiento de una nueva realidad).

Se fundamenta en el trabajo en zonas del pie, manos y cabeza que tienen influencia y relación con los aspectos mentales y emocionales del individuo. Con el masaje se libera y alivia la tensión mental y emocional, lo que induce a la relajación física.

Recibiendo un masaje metamórfico adecuado el individuo recupera la energía y fuerza vital; los bloqueos se eliminan según las facultades de cada persona y se produce la auto-curación.

Básicamente, el Masaje Metamórfico no tiene contraindicaciones, pero conviene tomar algunas precauciones obvias en la mayoría de resto de masajes. No es conveniente recibirlo cuando se está haciendo la digestión, cuando haya una enfermedad en la piel (de los pies, manos y cabeza), del tipo psoriasis, erupciones cutáneas de origen desconocido, heridas o cicatrices recientes, cáncer de piel, -sobre la zona afectada-, con callosidades o forúnculos, hongos o enfermedades infecciosas.